viernes, 25 de diciembre de 2009

El Milagro de la Virgen de Italí en la casa de Raúl


Por Griselda Irene Ojeda

El sábado 19 de Diciembre por la mañana llegué a La Aldea, compartiendo el día con los voluntarios, que de a poco fueron llegando, incorporándonos a las distintas tareas que fuimos encontrando en la selección y clasificación de las donaciones (ropa, juguetes, mercadería).

Hacía mucho calor en San Marcos Sierras... Por la noche nos reunimos y conversamos de temas vinculados a lo formativo y a los proyectos que están en funcionamiento: la Hermana Theresa nos contó de su estadía en Italia, no faltaron bromas, alegrías y calor de hogar. El día desencadenó con una bendita tormenta, ya que por estos lugares estamos pasando por una significativa sequía...

Al día siguiente acompañé a la Hermana a la misa de las 8 hrs, cuando salimos fuimos a lo de María "Chiquita", del Centro La Rinconada y la invitamos para ir juntas a saludar a una familia en particular, que posee una imagen de la Virgen que ha llorado lágrimas de sangre.

Llegamos, descendimos de la Land Rover y al dirigirnos hacia la casa, Raúl, el dueño de la vivienda, estaba pasando el secador al piso de su corredor. Cuando nos vio llegar, se acercó y nos recibió con una generosa sonrisa. A los pocos minutos se incorporó su esposa y uno de sus 5 hijos. Nos invitaron a ingresar a la casa, fuimos a orarle a la Madre, nos arrodillamos y nos hundimos en el silencio y el rezo... Luego, el matrimonio nos contó lo sucedido: Hace aproximadamente dos semanas Raúl tuvo un sueño, en el que veía a la Virgen... Ella le tocaba su espalda. Él intentó tocar a la Madre pero no pudo, entonces comenzó a llorar de la alegría y de lo imponente que veía a la Virgen con su esplendorosa y pura belleza... Raúl despertó llorando, su señora le preguntó si estaba bien y por qué lloraba.... Él le respondió lo que le había sucedido. La mujer le dijo que tenía sangre sobre su rostro y él le contestó que no, ya que pensaba que era de su nariz. Pero su señora atestigua que las lágrimas fueron de sangre.

Por la mañana, después de desayunar, pasaron por el comedor y uno de ellos vio que la Madre-Virgen de Itatí tenía lágrimas de sangre en su rostro. Se acercaron y no lo podían creer...

Cuentan que con el correr de los días se "corrió la bolilla" y un centenar de personas desfilaron, peregrinando por su casa para ver el milagro... hasta que llegó un momento en que tuvieron que explicarle a la gente que ellos son personas simples, de trabajo y vida común, y la casa es pequeña, ellos (como todos) tenían que poder moverse en su propia casa con naturalidad y que tendrían que restringir el ingreso, para volver a la normalidad...

Distintas personas vinieron para intentar llevarse a la Virgen, queriéndole hacer estudios para tratar de comprobar de que las lágrimas eran "verdaderas"... Ellos no aceptaron, porque este milagro sucedió en su casa, en su hogar y la Virgen no saldría de allí porque no les interesa ningún tipo de publicidad....

Hemos pedido permiso a la Madre y a la familia para tomar unas fotografías que queríamos compartir con Uds. para que también les bendiga, en vísperas de Natividad... DESEÁNDOLES ESTA PAZ, ESA LUZ, ESA MIRADA, ESTE MANTO Y ESTAS LÁGRIMAS, PARA QUE CUREN NUESTRAS HERIDAS MÁS PROFUNDAS... Y PERMITAMOS QUE LA CARICIA DE LA MADRE NOS INUNDE DE SABIDURÍA Y HUMILDAD DESDE SU CALIDEZ, TERNURA Y MATERNIDAD.

"Es una gracia maravillosa de la Virgen. La Virgen no busca palacios, ni siquiera templos para manifestar "maravillas divinas", sino que penetra en corazones humildes" (Hermana Theresa Varela)


1 comentario:

Anónimo dijo...

gracias Virgencita de Itati x protejerme siempre por amparme a mi y mi familia,es un milagro grato en mi corazon...