lunes, 23 de abril de 2012

Médicos y Voluntarios de la Esperanza

El 17 de marzo de 2012,  el camión sanitario de la Esperanza, realizo la primera misión del año en la concepción un pequeño pueblo paraje, ubicado en los límites de frontera del departamento Ischilin y Cruz del Eje.

 Desde la sede de la fundación, en las primeras horas de la mañana partió la misión compuesta por la hermana Theresa Varela,  veintiún voluntarios y veintidós  voluntarios del área médica.
A pesar, que la mañana se presento nublada, con el correr de las horas, el sol se abrió entre las nubes con todas sus fuerzas, iluminado con todo su poder el sinuoso camino.

El andar de los Misioneros de la Esperanza  por estos caminos no pasa desapercibido, no solo porque los habitantes de estos pueblos saben que no somos oriundos de la zona, sino que ellos saben que se viene compartir muchos más que una jornada sanitaria.

La coordinadora  de voluntarios “Chavela Loza”, con conocimiento de las experiencias anteriores  de que los pobladores muchas veces no tiene señal radiofónica y no se informaron  de la visita médica a medida  que se acercaba a la concepción  se detenía y se aseguraba que las familias supieran  que el camión sanitario estaría llevando una jornada de asistencia en la escuela “Miguel de Azcuénga”.

    La danza de los médicos


Armado de Gazebo 

Todos los seres vivos llevamos un lenguaje, los humanos por su parte manejan el articulado que es posible por las condiciones fisiológicas de  la que estamos dotados.

El lenguaje humano es uno de lo más evolucionados, sin embargo no es el más interesante, las abejas llevan a la práctica un sistema de comunicación complejo, donde por medio de una danza, se comunican.



De la misma forma que las abejas, los médicos y voluntarios, danzaron en las tareas, de una menara prolija organizando los consultorios, las áreas de donaciones, de espera, la sala de juegos y demás actividades que se llevaron  en esta jornada.

Casi sin mediar palabras y sin pocas instrucciones, voluntarios  comenzaron a descargar los camiones, amar  los consultorios dentro de la escuela, levantar los gazebos,  ordenar las sillas para la espera,  preparar el grupo electrógeno para encender los aparatos, organizar, el almuerzo, las donaciones en alimentos y juguetes, las fichas medicas y por supuesto  colgar el Cristo estampado que en las diferentes misiones nos acompaña.

Más allá de la concepción

Una características de esta zona, es que las distancias entre cada hogar son de considerable importancia y más allá del asentamiento de la misión hay familias  por atender, es por eso la hermana Theresa junto al doctor Eduardo parten hacer atención domiciliaria.

Junto a los dos representantes del camión sanitario va consigo un paisano de la zona, “Carlos Silva” que es quien conoce a la perfección los caminos que conducen a la Salinas Chicas.



                                                                        
Mientras el vehículo nos acercaba a destino, Carlos narraba  historias que daban cuenta que de manera continua la gente de la zona  se siente olvidada y utilizada, haciendo énfasis que para fechas de eleccionarias tanto del departamento de cruz del Eje, como de Deán Funes  los buscan únicamente para votar  en ambas zonas, sin embargo para cuando se le pide asistencia para el agua nadie está presente.

El paisaje,  a medida que se avanza, da cuenta de las característica de la zona, mucha sequia, falta de agua potable, por lo que  la vegetación crece no perdura demasiado en el tiempo y por supuesto  grandes  extensiones  de suelo salitroso se hacen notar.


Después, de casi una hora de travesía por el suelo arenoso y seco llegamos a una casita donde nos esperaban dos abuelitos, la señora  desde hace un par de años se encuentra postrada a una silla y debido a las imposibilidades económicas y de traslado, hacia  un año que la mujer no recibía asistencia médica, no obstante  la mujer se encontraba dentro de las condiciones  de salud  estable y bien controlada.

También, se visito otros hogares, donde se dejo unas pequeñas donaciones entre ellas una familia numerosa, donde se encontraba un hombre mayor con cáncer y que por su debilidad había recibido un fuerte golpe lo que lo había dejado en la cama. 



Mientras el doctor Eduardo atendía, la hermana Theresa conversaba con el resto de los integrantes de la familia, quienes le contaban que el fuerte calor  les impedía dormir adentro, que por ello tenían todas las camas afuera, a esto se le sumaba el hecho que no tenían agua dulce para tomar, lo que les impide hidratarse debidamente. También el Medico reviso a los niños y certifico que su salud sea la adecuada.





Médicos  y Voluntarios en Acción



En la escuela  la atención se inicio inmediatamente  se ordenaron los consultorios. Además de la atención médica se realizo prevención de la presión arterial a través del control de la misma. Otra actividad fue una charla sobre la anticoncepción, prevención y enfermedades de trasmisión sexual.

Las odontólogas dieron una charla de prevención de caries y de uso correcto del cepillo de dientes para limpieza, también se entrego pasta y cepillos dentales para los niños, los cuales fueron donados por el Colegio Odontológico de Córdoba.


Un grupo de misioneros  ofreció un momento de espiritualidad  y  otros voluntarios entretuvieron a los niños con juegos y cuentos, mientras sus padres eran atendidos.

En otro sector dos voluntarios colaboraron cortando el cabello a menores y adultos.
A las personas que asistieron se les  entrego golosinas,  budines, panes  y garrapiñadas las cuales fueron donados por Arcor. Además de la ropa  que desde la fundación se hizo entrega.  

La jornada finalizo, con una alegría inmensa  no solo por haber compartido un hermoso momento en comunidad  sino porque una vez más la esperanza de colaborar en la construcción de un mundo más justo sigue intacta.

La concepción nos recibió y nos despidió con los brazos de quien ama desinteresadamente.  

No hay comentarios: